¿Cuándo se necesita la ayuda psicológica de un profesional?

¿Cuándo se necesita la ayuda psicológica de un profesional?

A menudo tenemos una vida tan estresante y cargada de responsabilidad que dejamos de lado nuestras emociones y no hacemos caso a nuestras señales que preceden a un problema emocional. A veces, pedir ayuda psicológica es algo que no queremos tener en cuenta, porque lo vemos como un síntoma de debilidad, o porque simplemente no queremos hacer frente a nuestros problemas. Pero igual que acudimos al dentista si nos duele una muela, o a nuestro médico de cabecera si tenemos molestias en el estómago, también debemos acudir a un psicólogo si notamos diferentes síntomas que afectan a nuestra salud emocional.

 

Ayuda Psicológica

 

¿En qué casos debemos recurrir a la ayuda psicologica?

Existen muchos síntomas que pueden resultar indicadores de que una persona necesita el apoyo de un profesional. Muchas veces son solo detalles. La mayoría de personas recurre a un psicólogo cuando el daño emocional es evidente, pero, como bien dice el refrán “es mejor prevenir que curar”. Por eso hay que saber escucharnos a nosotros mismos en cuanto aparecen estos síntomas o situaciones:

  •  Cambios de rutina: baja o cambio de trabajo, mudanzas, comenzar la vida en otro país… El apego a nuestra rutina y el salir de una zona de confort pueden causarnos estrés, depresión, ansiedad…
  •  Pérdidas: la rotura de una relación de pareja, la muerte de una mascota, defunción o separación de un familiar… Son situaciones muy diferentes, pero todas ellas tienen implícito el duelo. Cada persona tiene una sensibilidad y una madurez psicológica diferente, y, aunque pueda parecer hilarante, pueden ser capaces de aguantar situaciones muy duras en unos ambientes (el laboral, por ejemplo) y derrumbarse en otros terrenos (el de la pareja). El apego que se desarrolla con ciertas personas o animales pueden desestabilizar muchísimo a una persona, por lo que siempre es aconsejable que ante una situación de pérdida, se recurra a la ayuda psicológica.
  •  Nuevos miembros en la familia: Aunque parezca una bendición, tanto para las madres como para los padres no siempre es bien llevada la llegada de un bebé. Y el sentimiento de frustración por no sentirse feliz con ello es aún mayor, por lo que muchas personas ocultan que son infelices después de tener un hijo. Afrontar el cambio de vida, la dependencia y responsabilidad de otro ser humano y acudir a un especialista son maneras de asumirlo y de disfrutar de la familia de un modo diferente.

Estas y otras muchas situaciones pueden llevarnos a recurrir a un psicólogo de Zaragoza profesional, como Fernando Contreras, psicólogo y coach especializado en gestionar los problemas que acongojan a las personas en la sociedad actual.